EMISION DE COMPROBANTES FISCALES

EMISION DE COMPROBANTES FISCALES

El Artículo 29-A del Código Fiscal de la Federación (CFF), en su fracción VII inciso a), establece que cuando la contraprestación se pague en una sola exhibición se indicará, cuando así proceda, el monto de los impuestos trasladados desglosados con cada una de las tasas del impuesto correspondiente.

 

Asimismo, cuando la contraprestación se pague en parcialidades se expedirá un comprobante por cada parcialidad que se perciba en el que se deberá señalar, entre otras cosas, los impuestos trasladados, desglosados por tasas aplicables.

 

En este mismo sentido, la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR) en su Artículo 27, fracción VI, establece que “cuando los pagos cuya deducción se pretenda realizar se hagan a contribuyentes que causen el impuesto al valor agregado, dicho impuesto se traslade en forma expresa y por separado en el comprobante fiscal correspondiente”.

 

Adicional a lo anterior, el Artículo 29-A del CFF establece en su último párrafo que las cantidades amparadas en los comprobantes fiscales que no reúnan los requisitos indicados no podrán deducirse o acreditarse fiscalmente.

 

Hasta aquí se tiene que, para efectos de deducir un gasto, el comprobante deberá llevar el IVA trasladado de forma expresa y por separado.

 

Contraposición de normas

No obstante lo anterior, existe una confusión tratándose de las operaciones afectas a la tasa 0% del IVA, ya que el propio CFF establece que por las operaciones afectas a dicha tasa, no se trasladará el impuesto en forma expresa y por separado; sin embargo, en el Artículo 37 del Reglamento del CFF se establecen los lineamientos para desglose y traslado de impuestos, y en él se establece que “el impuesto trasladado se incluirá en forma expresa y por separado en el comprobante fiscal digital por Internet señalando la tasa aplicable, incluso cuando se trate de la tasa del 0%”.

 

Lo anterior significa que, para efectos del Reglamento, el impuesto trasladado a la tasa 0% debe ir desglosado y señalar la tasa.

 

Esta disposición está en evidente contradicción con lo establecido en el CFF que, como ya se demostró, establece que al ser tasa 0% no se desglosa ni traslada el impuesto.

 

Jurídicamente el Reglamento, al ser un ordenamiento de carácter administrativo, no puede establecer algo que exceda la Ley, menos aún que lo contraríe, por lo que esta regla sería ilegal.

 

Puede pensarse que lo dispuesto en el Reglamento está en relación con el Anexo 20 de la Resolución Miscelánea Fiscal (RMF), que establece el estándar XML del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), el cual prevé que los impuestos trasladados deben desglosarse e indicarse su tasa; sin embargo, esta justificación no sería del todo correcta, puesto que el nodo de impuestos trasladados es opcional, precisamente en razón de que hay operaciones, como aquellas de tasa 0% en la que no existe impuesto a trasladar y, por ende, no hay datos que colocar en ese nodo.

 

Esta contraposición de normas es una muestra de la incertidumbre jurídica en que se colocan los contribuyentes en aspectos tan operativos y específicos como puede ser la forma de desglosar el impuesto en una factura.

 

Argumentación

Un aspecto que es importante considerar es que el Artículo 37 del Reglamento del CFF es un artículo aplicable a la expedición de comprobantes y no regula propiamente la deducción de gastos amparados en ellos, por lo que habría lugar a argumentar que un comprobante de una operación afecta a la tasa 0% es deducible aun cuando no tenga el desglose correspondiente, mientras que la infracción la comete quien expide el comprobante, al no cumplir con lo dispuesto por el Reglamento.

 

Desglose a nivel concepto en CFDI

Ahora bien, hasta aquí se tiene a nivel CFDI, el IVA se debe desglosar cuando se cause. En el caso de la tasa 0%, queda la contraposición entre el Reglamento del CFF y el propio CFF.

 

A esto hay que adicionarle la siguiente problemática: El Anexo 20 de la RMF establece como requisito del estándar del CFDI, que por cada concepto (mercancía o servicio) que se facture, se indique y desglose la tasa de impuesto causada, sea tasa general o tasa 0%, o bien, se indique si ese concepto facturado se encuentra exento del impuesto.

 

Conviene precisar que cuando el estándar del XML se refiere a “concepto”, debe entenderse éste como el renglón para registrar la información detallada de un bien o servicio amparado en la factura. A manera de ejemplo, si una factura ampara la venta de una silla, una mesa y un tapete, cada una de estas mercancías en lo individual son consideradas un “concepto” para efectos del CFDI.

 

Lo anterior se traduce en que, a nivel de la información de cada concepto en lo individual, se debe desglosar cada uno de los impuestos, señalar su base y precisar si el mismo está exento.

 

En este sentido, por ejemplo, un producto con valor de $100.00 destinado a la alimentación afecto a la tasa 0% de IVA, debe señalar, dentro de ese renglón de la factura, que está afecto al IVA, que su base es de $100.00 que la tasa a la que está afecto es 0%, y que el impuesto que causa es $0.00

 

En el mismo orden de ideas, si la factura ampara la venta de un libro con valor de $100.00 el cual se encuentra exento de este impuesto, en la factura se indicará, dentro de ese renglón de ese concepto en la factura, que ese producto está exento, de IVA, que su base es $100.00 y que el impuesto es $0.00

Siguiendo con estos ejemplos, si la factura ampara un derecho por expedición de pasaporte, al ser éste un acto no objeto del impuesto, entonces no debe indicarse nada en el renglón de la factura donde se ubica este concepto. Esto es así porque no es lo mismo estar afecto a la tasa 0%, o estar exento del impuesto, o ser no objeto del mismo. Cada una de estas situaciones deben ser reflejada correctamente en el comprobante, y el efecto en la causación del impuesto debe estar especificada en cada uno de los datos que se piden en el estándar del CFDI.

 

El Anexo 20 puede ser engañoso en este sentido al establecer estos conceptos, pues indica que el nodo de los impuestos de cada concepto es opcional; sin embargo, no debe perderse de vista que el mismo instructivo precisa que cuando un concepto no registra un impuesto, implica que no es objeto del mismo. Esto debe entenderse en el sentido de que, si no se desglosan los impuestos a nivel concepto, la autoridad considerará que esos productos o servicios no son objeto del impuesto.

 

Omitir la información de los impuestos causados por cada concepto de la factura, puede provocar que las bases de datos de la autoridad, al momento de realizar cruces de la información facturada, resulten inconsistencias entre los impuestos causados declarados y lo establecido en los comprobantes fiscales.

 

Desglose a nivel factura, y desglose a nivel concepto

No se debe perder de vista que la indicación de desglosar el impuesto en el comprobante contenida en el Artículo 29-A del CFF se refiere a nivel comprobante; es decir, se refiere a los impuestos que se desglosan como parte de los totales de la factura.

 

Por su parte, el desglose de impuestos a nivel concepto facturado (mercancía o servicio) es una obligación que se establece en el Anexo 20 de la RMF, como parte del estándar del archivo XML del CFDI.

 

Se ha detectado en la práctica que existen empresas que no están desglosando los impuestos a nivel concepto cuando estos están afectos a la tasa 0% o exentos, y aunque sus facturas estén siendo timbradas y validadas, estas inconsistencias pueden provocar que la información que la autoridad esté recibiendo sea imprecisa o incompleta.

 

Es necesario que se revise con detenimiento la forma en que se están manejando los impuestos a nivel del detalle de cada concepto y asegurarse de cumplir adecuadamente con las especificaciones de la materia.

 

Comments

comments

Post a Comment